logo

Ascender hasta el nivel de incompetencia

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Ascender hasta el nivel de incompetencia

nombranfiscal2018Ni la pretensión de la columnilla es presentar el agua tibia, mucho menos el huevo pasado por agua; pero sí vamos a recurrir a esquemas muy socorridos dentro del ámbito empresarial cualquiera que este sea. Comenzaremos sembrando en el valle para luego ir a las laderas de la montaña. Comenzar por lo fácil, para ir, quizá, facilitando nuestra misma comprensión de la realidad e intentar en este esfuerzo compartirlo con todos. Ojalá logremos nuestro buen deseo.

Vemos esta disfuncionalidad, del ascenso al nivel de incompetencia muy presente en la burocracia, sobre todo en quienes tiene decisiones importantes socialmente. Nada puede herir, de una forma irremediable, a los ciudadanos, que ver irse de sus manos parte del patrimonio construido con el paso de los años. Ya nada es igual después de un robo, de una herida, de la pérdida de un ser querido. De la extorsión. Pues estas acciones punibles están muy presentes en la sociedad quintanarroense, históricamente marcan un hito, una señal clavada, en la administración pública.

Nunca en la historia de Quintana Roo, en su vida independiente y soberana, los indicadores delictivos habían alcanzados estos niveles, y, por el comportamiento y las acciones, de quienes tienen la inherente responsabilidad, los analistas nos advierten de que el fenómeno aún no ha alcanzado las profundidades, no ha tocado fondo. Los funcionarios respectivos tocaron ese nivel de incompetencia. Y aunque la respuesta ha sido tardía, aplicamos el refrán: “más vale tarde que nunca”.

En el caso de los dos órganos encomendados directamente, el de la seguridad pública y de la procuración de justicia, podemos atrevernos a decir que resultan emblemáticos del fenómeno de incompetencia. No son los únicos, pero si los de mayor notabilidad. Al igual se manifiesta en la de Gobierno, Educación, Oficialía Mayor, finanzas, ni que decir del ayuntamiento capitalino, etc. Pudieron ser buenos abogados, buenos policías, buenos profesionales; pero, no buenos como titulares responsables de la dependencia encomendada. No han podido sacar al buey de la barranca.

Laurence J. Peter (1919-1990), es quien mejor describe este fenómeno desde su parte teórica. Fue catedrático de ciencias de la educación de la Universidad del Sur de California, en su libro The Peter Principle, de 1969, allí… como corolario de su famoso principio, Laurence J. Peter deduce los dos siguientes: “Con el tiempo, todo puesto tiende a ser ocupado por un empleado que es incompetente para desempeñar sus obligaciones”. “El trabajo es realizado por aquellos empleados que no han alcanzado todavía su nivel de incompetencia”.

El principio de Peter fue deducido del análisis de cientos de casos de incompetencia en las organizaciones y da explicación a los casos de acumulación de personal, según el cual el incremento de personal se hace para poner remedio a la incompetencia de los superiores jerárquicos y tiene como finalidad última mejorar la eficiencia de la organización, hasta que el proceso de ascenso eleve a los recién llegados a sus niveles de incompetencia.

Cuando el principio de Peter se manifiesta en el máximo responsable de una empresa ocurren desastres como los que estamos viendo en la actualidad. Se difuminan las asunciones previas de riesgo, se pierde la consciencia de la dimensión real y capacidad de desarrollo de nuestra empresa y entramos en una espiral descendente que aboca nuestra empresa al fracaso.

La fórmula para superarlo pasa por la integración de nuestra empresa en estructuras más complejas en donde se produzca una redistribución de la responsabilidad entre el resto de miembros que integren la dirección de la nueva empresa que nace. Renace la tarea, los nuevos miembros con mejores niveles de competencia comienzan a relanzar las tareas. Muchos de los menores niveles de la jerarquía ni son removidos puesto que ellos aún están en su nivel de competencia adecuado. La complejidad laboral ellos aún la cumplen ad hoc.

La bienvenida al nuevo protagonista de la Secretaria de Seguridad Pública, la obtuvo hasta el momento del tecleo con tres ejecuciones. Dos encintados en la súper-manzana 313 de Cancún. La ejecución de un taxista en el Hotel Paradisus, calle 110 con quinta avenida. Tres ejecuciones resplandecieron en Quintana Roo, mientras él, Jesús Alberto Capella Ibarra, realizaba un periplo por los diversos medios de comunicación de Chetumal. Comentaba, en un centro de meditación, un apreciado Dalai Lama (maestro tibetano), que: “el nuevo titular de SSP, quizá no sea policía, ni pueda con el paquete, pero si es bueno para la retórica, tiene rollo”. Obligado fue escucharlo, puesto que se paseó por todos los medios de comunicación. ¿Era necesario es periplo mediático?

También, en la tarde noche, luego de las 20 horas, el otro incompetente personaje del “gobierno del cambio” colocado en la Fiscalía General de Quintana Roo fue despedido, y la ves fue anunciado el nombre del nuevo fiscal Gustavo Salas Salgado. Quien a partir del lunes principia sus responsabilidades, por mientras de interino, luego de respectivo protocolo por el congreso del estado, asumirá la titularidad. Quien ya se ha desempeñado en las tareas de la Subprocuraduría de Justicia en la Zona Norte, como director de Consignación y Trámite, entre otras tareas.

PD.- Según el denominado efecto Dunning-Kruger (dos investigadores de la universidad de Cornell, Nueva York), los individuos incompetentes no son conscientes de su incompetencia, tienden a sobrestimar su propia capacidad y son incapaces de reconocer la habilidad de otros.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus   

www.viborianus.com

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress