logo

¿Por qué no entendemos?

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

¿Por qué no entendemos?

IMG-20170215-WA0057El espectáculo gubernamental que presenciamos el pasado sábado, en Quintana Roo, no es más que otro acto muy representativo de la política mexicana. Actos como estos, repetidos en todas las entidades, hunden cada día a México y a su sistema democrático. La distracción realizada por la mafia política, la simulación de una entrega de cuentas, continua con el mismo estilo anquilosado y vetusto, pero además cada vez con gran cantidad de ficciones, una que otra dimensionada realidad. ¿Por qué no un cumplimiento constitucional con mayor y mejor interactividad social? Socializar este elitista protocolo del informe. Ofrecer la oportunidad para la trascendencia.

La autocomplacencia es el principal propósito, en esa dirección no importa si lastiman libertades y democracia. Para cumplir el deseo, convierten un protocolo institucionalizado en un acontecimiento comparsa del poder político. Todo lo realizado fuera del Congreso instiga al innecesario sospechosismo, contribuye a perturbar la exigua credibilidad y con la argucia de la elocuencia pretenden resplandecer un instante. Mientras los ciudadanos de a pie, el pueblo, los ve pasar, a la distancia, en sus vehículos fortificados y polarizados, como si huyeran de la ciudadanía, de los quintanarroenses. La cercanía se agotó en los primeros meses.

Por qué no darnos cuenta que el mundo cambia -¿por qué no lo entendemos?- y lo hace a una velocidad vertiginosa, ¿para qué repetir el mismo estribillo cada año?, en realidad no es solamente ineficaz, sino contraproducente. Lo curioso es que se autodenominan políticos, y los primeros cambios, ahora, los realizó la población votante este pasado 1 de julio. ¿Por qué no darnos cuenta que la realidad de este país y de la entidad ha cambiado? ¿Por qué nos resistimos a aceptar la realidad? Los pomposos eventos de la época zarista culminaron a principios del siglo pasado, allá por los años de 1917.

Según el testimonio del escritor Máximo Gorki –quien había nacido en este medio y sufrido una penosa infancia y adolescencia entre los campesinos– "Un deseo canino de complacer a los fuertes de la aldea se apoderaba de ellos y entonces me resultaba desagradable hasta mirarlos. Se aullaban salvajemente los unos a los otros, dispuestos a luchar, y luchaban por cualquier bobada. En esos momentos resultaban aterradores".

No debe avergonzarnos expresar las cifras y conductas negativas del gobierno en turno, aunque nos duela endiabladamente conocerlas, comentarlas, analizarlas y todavía peor compartirlas; pero es preferible todo esto a convertirse en cómplices; con el uso y abuso del silencio, ni tampoco debieran convertirse en pecadores por una omisión inducida; preferible es enfrentarlas, claro, cuando se trae o lleva algo de pudor, de franqueza, de gallardía. No debiéramos mostrarnos débiles ni temerosos, porque el pueblo quintanarroense merece lealtad y legalidad. No se puede ni se debe abandonar a los quintanarroenses, tampoco se valen las seducciones demagógicas, para luego abandonar los compromisos contraídos con los ciudadanos en tiempos de campaña electoral.

Resulta, ya preocupante, la conducta incívica de los gobernantes y también de los miembros de ese gabinete del cambio. La pasividad de la administración ha sido la principal generadora del déficit en los indicadores delictivos, del incremento de la pobreza, de hacer de la capital la séptima ciudad más cara del país, del despido masivo de trabajadores de la burocracia, del desempleo para los profesionales egresados de las instituciones de educación superior, de las ejecuciones de periodistas, de la sustitución de empresas constructoras locales por foráneas, entre muchos otros índices no gratos.

Ya a Chetumal se le distingue por ser la ciudad de los topes, pero, más reciente por ser la ciudad de los operativos tributarios. Mientras la delincuencia opera a sus anchas estos policías detienen a humildes conductores de motocicletas, con un despliegue tremebundo. Nos afirman los ciudadanos que: “si hubo cambio”. No detienen ni patrullan zonas de delincuentes, pero si sancionan a los pobres conductores vehiculares. El objetivo es aplicarles una multa para captar recursos, otro tipo de extorsión, pero oficial.

Quintana Roo crece gracias a su industria turística y todos se cuelgan de esos indicadores, generados por la importancia del sector en la economía local y nacional. El sector explota magníficamente las bellezas naturales de Quintana Roo. Un prodigio gracias a su ubicación geográfica, su flora, su fauna, su cristalina agua marina, su estampa histórica, las calidades de nuestros ancestros, hoy refrendados por esta generación de historia y juventud.

Pero… toda acción si no se realiza en armonía con la naturaleza se agota. ¿Por qué no entender que la sociedad ha cambiado? Que ya no quiere una gobernanza falsa y simulada, quiere realidades, quiere palpar el bienestar; no solamente oír mensajes demagógicos y placenteros. ¿Por qué no entendemos todo esto?

PD.- “Nuestro peor problema de comunicación es que no escuchamos para entender, sino que escuchamos para contestar”. Anónimo

PD.- Dejamos de temer aquello que se ha aprendido a entender. Marie Curie (1867-1934) científica polaca.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus   

www.viborianus.com

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress