logo

¿Por qué tanta indiferencia con la verdad?

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

¿Por qué tanta indiferencia con la verdad?

20180830 140225Aunque el totalitarismo no debiera incrustarse, entre los individuos, más que como una pretensión mal habida; nuestros políticos, allí en esta vertiente, sí se convierten en fieles devotos, hasta místicos, del absolutismo. Totalmente indolentes con la verdad. Maquiavelo ya lo decía: “la veracidad no se encuentra entre las virtudes políticas”. Pero esa conducta requiere de varios componentes, para llegar de aprendiz, a convertirse en un experto en el arte de mentir. Mientras eso se conquista, los ciudadanos siempre perciben la mentira. Esa incongruencia entre el pensar, decir y actuar es muy fácil de detectar por la población. Allí surge el desengaño, la frustración; la decepción hace aparición y la pérdida de credibilidad empieza a crecer… como bola de nieve. El cuestionamiento: ¿por qué un político miente a los ciudadanos?

Ciertamente, hay mentiras nobles, necesarias, preferibles a una verdad. Viene al recuerdo el caso de los Reyes Magos en enero 6, las enfermedades terminales, entre otras que al anunciarlas pueden producir peores momentos, entonces da cabida para una mentira. También debemos admitir que, todos, en algún momento, hemos pronunciado una mentira, hemos mentido, aceptarlo públicamente no es una tarea sencilla. Aunque alguna de las veces argumentemos como justificación que tuvimos una razón noble para mentir.

Lo dificultad comienza cuando el criterio con el cual define este razonamiento para el deliberado ocultamiento o manipulación de la verdad, varía, según los intereses del individuo que la utiliza. Claramente existe la ventaja, premeditación y alevosía en los casos de los políticos, principalmente. Todas las agravantes conllevan las mentiras de estos personajes públicos. Evidentemente existe mentira o engaño cuando hay una persona que tiene el propósito deliberado de engañar a otra, sin notificarle previamente de dicho propósito. Nos advirtieron, en campaña, que habría “cambio”; sin embargo, a casi dos años la mayoría no ha visto el ofrecimiento del “cambio”. ¡Podemos catalogarlo como una mentira… obviamente! Desconocemos si aún sobrevive ese pensamiento en el bucket list, en el decálogo de buenas intenciones, en el listado de compromisos.

Desde luego, los ciudadanos no han consumido ese listado de mentiras pronunciadas desde el pulpito del poder Carlista. Una evidencia de ese caminar divergente con la sociedad, ya fue expresado el pasado 1 de julio en las urnas del proceso electoral, en el cual, los candidatos de la coalición PAN-PRD, con la cual llegó al poder ejecutivo del gobierno, recibió el rechazo masivo de los ciudadanos. Difícil pretender engañar a los ciudadanos en plenitud del siglo XXI, con toda la tecnología en manos de los ciudadanos y de los jóvenes principalmente. Además, no se coordinan para las mentiras, existe disonancia entre los tambores, el menos imprudente salta con otra posición, a la distancia los ciudadanos perciben la anarquía, el desorden, la desunión, la carencia del trabajo en equipo. ¡No existe liderazgo!

Advierten los analistas que: “la ignorancia no exime de culpa”. Como tampoco son motivos para su reparto. Ahora el “Rey del Sargazo” responsabiliza hasta BB por los oleajes, sobre la costa del caribe mexicano, de esa alga marina. En algunos círculos de tertulia ya empieza a sonar como el denominativo del “Rey de la Mentira”. Solamente esto faltaba, que los ciudadanos le vayan distinguiendo con títulos, dependiendo de su desempeño. Ya no digamos de los altos índices de la delincuencia, de los feminicidios, del mar de sangre que se derrama en el principal nicho turístico de México, de las mentiras propaladas desde la Fiscalía para encubrir sus incapacidades, de la carencia de Seguridad Publica, entre otros males; que ahora sufrimos los quintanarroenses por el “gobierno del cambio”.

Recientemente recibimos los resultados de la encuesta nacional realizada por Arias Consultores, de este mes de agosto. Empresa con el propósito de provocar cambios en la sociedad, a través de mecanismos de autoevaluación y evaluación de la iniciativa pública y privada. Allí presentan los resultados de la evaluación social de los gobernadores del país. De acuerdo a los parámetros educativos o escolares de medición, ni uno de los gobernadores tiene una aceptación por encima del seis (6), el mejor valorado, por sus ciudadanos, apenas llega al 52.4%, entre los cinco mejores se encuentran los ejecutivos de Guanajuato, Sinaloa (50.3%), Yucatán (45.7%), Aguascalientes (42.3%) y Tamaulipas (42.2%). Entre los cinco inferiores están: Baja California (11.6%), Morelos (10.5%), Colima (10.0%), Chiapas (7.1%) y Tabasco (2.8%).

El “gobernante” de Quintana Roo con la pregunta: ¿Cómo califica el desempeño de su Gobernador?, aparece por debajo del promedio nacional (28.8%), colocado en el sitio número 17, con 27.6% en la aprobación ciudadana. Asimismo, un 55.4% declara su desaprobación y otro 17% manifiesta su indiferencia, por el desempeño de Carlos Joaquín. ¿Qué tanta confianza le inspira el Gobernador de su estado? En los resultados de este reactivo un 72.7% de los cuestionados declaro no tenerle confianza. La menor calificación ciudadana la obtuvo en la pregunta: ¿Ha mejorado la seguridad en el estado?, en la cual apenas llega al 5.7% pues un 90.6% asegura de manera negativa su desempeño en seguridad.

Un alto porcentaje asegura en la pregunta: ¿Ha disminuido la corrupción? Que no ha disminuido, así lo traduce el 82.4% de quienes respondieron la encuesta. La mejor calificación para el gobernante la encontramos en la respuesta:¿Ha mejorado el turismo en el estado?, en la cual un 34.9% afirma en el renglón del Sí; aunque otro 55.5% afirma de manera negativa. Es suma es reprobado por los ciudadanos muestra que respondieron la encuesta.

En breve tendremos el segundo informe de Carlos Joaquín, parece será el día ocho de septiembre (8). Un amigo de Campeche observador y analista de estos comportamientos sociales y políticos, en la península, nos cuestionaba: ¿Qué puede informar un gobernador con estas calificaciones de la población? Y el mismo nos compartía su respuesta: “obviamente les recetará un catálogo de buenas mentiras, un decálogo de buenas intenciones, porque de las realidades no les dirá nada”. Interpelamos: Me parece muy pesimista tu observación. “No me califiques ahora, esperemos los días faltantes y nos volvemos a encontrar y comparamos”, así nos respondió.

PD.- “Esta diversidad, entre verdad y política, es precisamente la que debería alimentar la buena política, la que promueve el debate, los acuerdos, la buena argumentación y -cuando amerita- las concesiones recíprocas”. Elisa Goyenechea y Enrique Aguilar Profesores universitarios de Teoría Política.

PD.- Extendemos nuestra solidaridad para la familias periodística, por el deceso de Fernando Aguileta Cobos y por la ejecución del camarógrafo Javier Rodríguez Valladares. Repudiamos la inacción y el acto de criminalizar a los periodistas ejecutados en el desempeño de su profesión por la incapacidad de la Fiscalía. Peor fuera la presencia de la complicidad.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus   

www.viborianus.com

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress