logo

¿Rehenes de la economía de guerra?

¿Rehenes de la economía de guerra?

delincuenciaCANCUN2018En el informe estadístico del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de la mañana del 30 julio de 2018, con él, dan a conocer las estadísticas preliminares, a nivel nacional y por entidad federativa, de los homicidios registrados en el país durante 2017. Allí, nos confirman la fealdad y la coincidencia de varias variables, para que en 2017 se registraran 31 mil 174 homicidios en México. Es decir, una razón de 25 homicidios por cada 100 mil habitantes a nivel nacional, tasa que es superior a la registrada en 2016, que fue de 20 homicidios por cada 100 mil habitantes. Atiende el concepto homicidio en toda su amplitud.

El incremento de los homicidios es monstruoso, excesivo, brutal; traducido porcentualmente, dicho aumento es superior al 26.9 por ciento, mucho mayor a una cuarta parte, comparado con el número de los homicidios de 2016. Sin embargo, estas cifras, no parece preocupar a las autoridades. Algunos ni la cobija se quitan, continúan en su amodorramiento, en su comodidad aérea o pachanguera, ni para salir a explicar a los ciudadanos las posibles causales del desorden delincuencial. Este fin de semana en Quintana Roo un comando de aproximadamente 20 sicarios o mercenarios, como los quiera denominar, atacaron un lugar donde realizaban una fiesta privada y asesinaron a cinco personas e hirieron a otros dos. Entre ellos hubo, en la reunión, policías ministeriales.

Si revisamos las cifras expuestas por el INEGI, para la evolución delictiva de este indicador de los homicidios en Quintana Roo, dentro de los últimos cuatro años, vemos este perturbador crecimiento, así: para el año de 2014 fueron 125, según el registro; para el 2015 la cifra fue de 145; para el año de 2016 la cifra llegó a 193 y ya para el año de 2017 la cifra creció hasta 450 homicidios. Creció el homicidio entre los dos últimos años 2.33 veces, un porcentaje equivalente al 133%. Conste, las cifras registradas extraoficialmente, del homicidio doloso, al primer semestre de 2018, han rebasado las de todo el año de 2017. Según la información de quienes escrupulosamente llevan la contabilidad las cifras ya son del orden de las 308 ejecuciones. Hasta la noche de ayer (29/07/2018).

Nuestra entidad, Quintana Roo, tiene un promedio, de acuerdo con este informe del INEGI, una tasa por cada 100 mil habitantes de 27 homicidios, mientras que la media nacional es de 25, dos por encima. La misma tasa con nuestros vecinos dista mucha en criminalidad, Yucatán, apenas alcanza los dos por cada 100 mil y su mayor tasa ha sido de 3, en 2016. Por su parte, Campeche presenta una tasa de 8, la mayor ha sido de 10 en 2016. Tabasco tiene una tasa de 18, en los últimos dos años del informe. ¡Vaya nivel de Quintana Roo!

Este desastre delincuencial nos invita a reflexionar y surgen de inmediato las preguntas obligadas: ¿Cuál es la racionalidad del gasto público comparado con los resultados? Sí, en términos económicos no se palpan, no se visualizan, los resultados… entonces la pregunta es obligada: ¿Cuál es la terquedad para continuar con acciones que no dan resultados? ¿Realmente se aplican los volúmenes anunciados del dinero público en el combate contra la delincuencia? ¿Será otra falacia desde los aparatos gobiernícolas? La racionalidad no se ve en estos resultados, no se ve tampoco una evaluación de las políticas de violencia, no se ve un aprendizaje con estas nulas experiencias, pareciera que los grandes volúmenes del dinero publico utilizado para combatir la delincuencia no se canaliza adecuadamente, no ofrece los resultados esperados ni comprometidos.

¿Por qué no inciden los supuestos apoyos institucionales, las políticas públicas, contra la delincuencia?, llámese estrategias, recursos humanos y recursos económicos, sino por el contrario, parece que solamente es un teatro de los gobiernos, vale mencionar desde los municipales, estatales y el federal. Pareciera otro negocio de los gobiernos incluido el vecino del norte quienes venden el armamento y sus insumos para ambos bandos: para los delincuentes y para los gobiernos. ¿Será esa la utilidad real de esta guerra contra la delincuencia?, implantada desde la época de Felipe Calderón. ¿Estaremos sirviendo o siendo utilizados, de conformidad con el gobierno, por esa economía de guerra para mantener el dinamismo económico de una gran industria mundial? Ellos se llevan nuestros recursos económicos y nosotros ponemos los muertos.

Siempre hemos creído que todas esas muertes son evitables, si quisiéramos hacer las cosas diferentes y responsablemente. Tan fuerte son los compromisos con esa mafia del poder que los doblega para servir de rehenes de otra delincuencia, las involucradas en el esfuerzo bélico, ¿socios de esa economía de guerra? Al final destruirá más la calidad de vida de los ciudadanos, empeorando la capacidad de éstos de comprar y vivir en condiciones más dignas.

Quizá usted pueda ayudarnos a reflexionar sobre este desastre delincuencial que vivimos los mexicanos y quintanarroenses. La mejor opinión siempre ha surgido de nuestros lectores. Para todos ellos nuestro permanente agradecimiento, con el reconocimiento de su valía para seguir impulsando el gusanillo de la inconformidad, de la duda, del rebuscamiento hasta debajo de las piedras.

PD.- “Sólo hay una guerra que puede permitirse el ser humano: la guerra contra su extinción”. Isaac Asimov (1920-1992) Escritor y bioquímico estadunidense.

PD.- “El hombre tiene que establecer un final para la guerra. Sino, ésta establecerá un fin para la humanidad”. John Fitzgerald Kennedy (1917-1963) Político estadounidense.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus   

www.viborianus.com

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress