logo

Reguero de torpezas.

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Reguero de torpezas. capellaLOPÉZMENA2019 1

Las torpezas del “gobierno del cambio” no las pueden reprimir, controlar, ni atenazar. Su incontinencia, desbordamiento y obscenidad es embarazosa, si pues, “cuando no es juana es chana”. Y los parches, remiendos y pegotes suelen ser tan chambones que se transforman en propia evidencia de la ineptitud. La incompetencia e incapacidad política de estos personajes les destruye, los arruina y solamente acreditan desconfianza para los ciudadanos. ¿Cómo confiar en quienes a cada rato la riegan?

Asignarles los adjetivos de ignorancia e inexperiencia pueden ser una apreciación muy inocente, por la temporalidad en el desempeño. Tanto la ignorancia como la inexperiencia se deberían de perder en poco tiempo, puede ser superada, en la denominada curva de aprendizaje. Hasta los niños logran superar esos momentos. Aunque si se puede ser cínico e ignorante a la vez. Al igual se puede ser inocente y culto a la vez. Sólo la perversidad les justificaría, pero las ratas no llegan a eso.

Cuanta más inocencia, más asombro. ¿Por qué? Porque la persona inocente es confiada, abierta a la belleza. En cambio, el cínico lo ha visto todo, está de vuelta de todo, no se asombra por nada, más bien sospecha de la belleza y de la inocencia y discrepa hasta de su propia sombra. Sí, lástima que hacer eso hoy en día esté muy de moda. Sobre todo, entre los burócratas de elite en el “gobierno del cambio”. No nos atrevemos a denominarlos como políticos porque ese concepto implica un arte y ni uno le llega a esa categoría.

La desorganización es otra cualidad de esta administración. Privilegian el desorden, la anarquía, entre ellos mismos el desconcierto, la confusión existe y es inocultable, es otra manera de asombrarse, fascinarse… viven felices en ese encantamiento. Al fin, dónde podrían encontrar otro estilo de vida con dispendio, despilfarro, con el derroche del erario, como ahora disfrutan cínicamente o desfachatadamente.

El reguero de estas torpezas no ha sido una novedad administrativa, ni crea que estamos descubriendo el hilo negro. ¡Para nada! Ya desde 2016 cuándo asumieron el encargo otorgado por los ciudadanos ha sido la constante de esa burocracia de élite, sí, esa minoría selecta. Desde los injustificables despidos masivos, para incrustar a los poblanos, defeños y yucatecos, lastimando a las familias quintanarroenses. El acoso laboral contra quienes en su atrevimiento son tipificados como irreverentes, -porque se atreven a defender sus derechos-culminando también en despido injustificado. Y sí esas acciones ya eran una torpeza, las respuestas para su justificación oficial constituyeron más torpezas. ¡Hasta las disfrutan! ¡En serio! Parece competencia, para ver quien triunfa en ese terrenal idóneo de ineptitudes.

No listaremos todos, pero no podemos ni debemos eludir los más recientes. Como ya tecleamos arriba, es la constante y el común denominador del “gobierno del cambio”. Revisen las cínicas respuestas de Alberto Capella Ibarra, y de su protector un tal López Mena, este último el icono de la estulticia. El inútil de Capella dijo en twitter: “Ayer durante el Concierto de @MarcoASolis, vía telefónica atendí decenas de llamadas relacionadas con mi responsabilidad en @SSP_QROO” ¡Mentiras y mentiras! La facilidad para las falacias. En su bobería el defensor dijo: “que no había ningún problema en que se ausentara de la entidad”. Y remató: “no descuidó sus responsabilidades pues a través del teléfono y otras herramientas tecnológicas atendió los pendientes que surgieron”. En otra gansada también opinó que: “la liberación de las nadadoras secuestradas en Cancún es muestra que “el sistema funciona”. ¿Amigos y lectores, acaso ustedes les creen?

Nunca antes en administración alguna, desde los comienzos de la vida independiente de Quintana Roo, los quintanarroenses habíamos tenido tanta ineptitud reunida, amontonada en un mismo equipo. Se pulieron para seleccionarlos, para presumir sus dotes e incapacidades. Quienes reclutaron merecen una distinción por las cualidades reunidas en un mismo gabinete. Por el conocimiento de la diferencia existente entre dos o más cosas, sí, entre: lo maléfico, más infernal y súper-diabólico. ¡Reunir lo peorcito para su exhibición!

Viborita:Ayer en uno de los cotidianos asaltos a comercios en Chetumal –la ciudad sin policías-, los ministeriales sembraron el pánico en la población por acudir en una ambulancia del SEMEFO. La supuesta austeridad republicana que imponen en la Fiscalía General del Estado obligó a los agentes ministeriales a estos espectáculos fúnebres. Porque directores e íntimos confidentes de Montes de Oca Rosales si gozan de los privilegios de automóvil, gasolina y otros insumos, hasta para las compras al mercado o en la búsqueda de los escolapios; pero, a los ministeriales para cumplir con su trabajo se les niega. ¡Y la información oficial tarda horas en brotar!

PD.- "Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo". Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus    

www.viborianus.com 

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress