logo

Cosas que hablan los quintanarroenses.

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Cosas que hablan los quintanarroenses. IMAGENRECLAMO2019

El derrame de sangre de este fin de semana en Cancún y Solidaridad, promocionado por diferentes videos, ha provocado diversidad de comentarios, entre los quintanarroenses, muchos mexicanos y personas del mundo. Nadie puede quedar sustraído o descontado de las pláticas en torno a esa tolerada libertad para masacrar. En los momentos para cargar combustible, en los espacios de las empanadas, de los tacos; en el banco, en el trabajo, en las reuniones con compañeros; en los momentos de la comida con los familiares y en cualquier otro espacio, todos los quintanarroenses hablan de la permitida impunidad con la cual la delincuencia asuela los sitios turísticos de Quintana Roo.

El autodenominado “gobierno del cambio”, ha sido hasta ahora una GOBERNANZA FALLIDA –sí, en mayúsculas- por su anquilosada eficiencia y la más catastrófica -en la historia independiente- para proteger a las personas de o en Quintana Roo. No protege a los ciudadanos, pero sí brinda impunidad a los perpetradores de los homicidios dolosos. Tampoco ofrece asistencia a las familias de las víctimas. Toda aquella legitimidad con la cual ganó en las urnas se ha dilapidado por la “complicidad” con las mafias del ilícito. Quienes son, analistas y observadores, nos afirman que esa legitimidad desapareció en los primeros siete meses.

Este sangriento sábado (02/03/2019), entre cacería y persecuciones, fueron siete las ejecuciones en esos nichos turísticos. Los mejores testimonios, los ofrecieron, quienes conducían sus vehículos alrededor de los autos en persecución. El silbido de las balas y el estruendo de las R-15 repiqueteo en sus sienes por la cercanía de los disparos. Por esa displicencia, apatía e inactividad de las autoridades policiales. ¿Por qué esos videos de la matanza no sensibilizan a las autoridades? ¿Qué tan fuertes son los compromisos del corrupto gobierno con esas mafias? ¿Por qué en esa persecución nadie se apareció y tardó la persecución varios minutos?

Quintana Roo ha estado gobernado por una mafia del poder, como ha sido toda la gobernanza nacional. ¡Grupos caciquiles! Como ha sido señalado también por el gobierno del cambio, sin abandonar esta práctica. Resulta difícil de entender este fenómeno, sin la complacencia de las autoridades, en todos sus niveles y jerarquías, como bien alude Jorge Chabat en su artículo Narcotráfico y estado: El discreto encanto de la corrupción, para la revista Letras Libres (30/09/2005): “Es imposible entender esta actividad sin el papel que ha desempeñado el Estado en su surgimiento, al declarar la producción, tráfico y consumo de algunas drogas como una actividad ilegal. Pero también es difícil entender su poder y alcance sin la protección del Estado a esta actividad. Obviamente, estamos hablando de una alianza non sancta, de un entendimiento que tiene como base la corrupción, pero que va más allá de eso: en el fondo lo que hemos visto en el siglo XX en México y en muchos otros países del Continente, incluido Estados Unidos, es un matrimonio por conveniencia entre el narco y el Estado”.

Recientemente, en el proceso de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo Guzmán”, allá en la Corte de Distrito Federal de Brooklyn, sirvió no solamente para declarar su culpabilidad, sino principalmente exhibió y desnudó con montañas de evidencias procedentes de 56 testigos, con la cual sobresale la vinculación y grave corrupción de los gobiernos mexicanos. Las complicidades y los ríos de dólares repartidos para las autoridades policiales, ejército y hasta el propio presidente priista Enrique Peña Nieto por la cobertura de impunidad.

Esa libertad oficial, para delinquir y la consabida impunidad para el ejercicio del tráfico y sus consecuencias, con matazones de personas en los nichos turísticos, no es, ni será gratuita. Ahora, en Quintana Roo, como en muchas partes del país y el mundo todos hablamos a fortiori del despiadado proceder de las autoridades -sin importar jerarquías- por la complacencia de asesinatos con plenitud de libertad e impunidad.

Todas estas debilidades institucionales ocurren a pesar de las ilegitimas importaciones del Alberto de Jesús Capella, flamante y polémico Secretario de Seguridad Pública; así como del fantasmagórico como burdo proceso de legitimación para cumplir el capricho oficial de conceder a Oscar Montes de Oca Rosales, la Fiscalía General de Quintana Roo. Pues a pesar de estas rimbombantes transacciones y ya con varios meses en operaciones y apropiaciones, de recursos humanos y materiales, la ineficiencia prosigue y los índices delictivos no disminuyen y no han tocado fondo, nos confirman especialistas en la materia.

Cada una de estas muertes en Quintana Roo está llena de memoria y dolor dirigidos para recordar a víctimas y sus familiares, por las complicidades, corrupción, indiferencia, indolencia, negligencia y omisiones del “gobierno del cambio”. ¿Qué nos expliquen, de no ser cierto, cómo podemos y debemos entenderlo? Da lástima y tristeza que estos actos delictivos sea el tema predominante de la plática de los QuintanarroensesAtaqueCancun2019

Viborita:Nuevamente, el Secretario de Seguridad Pública Alberto de Jesús Capella Ibarra, miente en la información, esta vez, sobre la ejecución de tres personas el pasado sábado en la Bonampak. Compartió en redes sociales fotografía de supuesto vehículo involucrado en el hecho, un Toyota, tipo Corolla color plata, con placas de circulación UUU215C, pero la imagen no coincidía con el vehículo captado por las cámaras de video vigilancia, ya que los sicarios utilizaron un Toyota tipo Yaris R de color plata, pero con la matrícula: L18-BAZ. Los internautas rápidamente cuestionaron la torpeza, con señalamientos de burla y reclamos, por la incompetencia del funcionario, por lo cual tuvo que bajar de sus redes sociales la desinformación. ¿Protección inocente a sicarios?

NRPor ser del interés ciudadano, reporteros, periodistas e investigadores, compartimos las últimas cifras estadísticas de la incidencia delictivapublicadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el pasado 20 de febrero, con cobertura hasta el 31 de enero de 2019. De clic aquí.

PD.- Para esa libertad de actuación, la amenaza principal del narco no proviene de su capacidad militar. Eso es, no son los cañonazos lanzados por bazucas los que le dan poder al narcotráfico, sino los cañonazos de cincuenta mil pesos (o dólares), parafraseando a Álvaro Obregón. Jorge Chabat, ya citado.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus   

www.viborianus.com

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress