logo

Tomar lo que no es tuyo.

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Tomar lo que no es tuyo. vuelcacamiondelibros2018

Estos días hemos intentado reflexionar sobre algunas observaciones, en un restaurant, de los múltiples en Chetumal. Sobre nuestras costumbres, hábitos, manías, tan familiarizadas e iterativas, que parecen ya no sorprender al común denominador de los ciudadanos, al colectivo social; internalizadas entre muchos que pareciera un distintivo cultural, nos obliga a preguntarnos: ¿sí será algo idiosincrático? ¿Otra característica de la mayoría de los mexicanos? El intento de aporte de la columnilla es porque no nos parece correcta la acción de tomar cosas que no son nuestras, de nuestra propiedad.

Esa mañana, quedamos sólo en la mesa, del lugar en el cual compartimos -con frecuencia-, matutinamente el café; mientras checamos y reenviamos alguna información, seguimos observando a los paseantes, el ir y venir de muchos chetumaleños. A quienes van y vienen en sus cotidianas actividades mañaneras, desde quienes se desplazan para vender y comprar sus productos de diferente índole, por la cercanía del mercado Altamirano, hasta los clásicos pedigüeños.

Vemos entrar a un mercader de vitaminas, ofreciendo sus productos en casi en todas las mesas, no tuvo éxito en esa primera embestida, nadie fue seducido por sus productos, ya retornará; pero se aproxima a una mesa sin comensales yde un lanzamiento inmediato toma un paquete de servilletas del recipiente, para tal fin, y da espaldas a la barra de la administración. El individuo se perfila hacia una de las amplias puertas de acceso o salida -con unaindiferencia y cinismo propio de un político de esos multimencionados con el ritmo del huachicoleo-, como si no hubiera realizado algo ilícito, tan campantetan conchudo, dicen en mi pueblo. Feliz porque ha cometido otra fechoría y sale airoso. Con una de ellas limpia su rostro, las otras las ingresa a su morralito, para la barra ni voltea ver. De reojo nos observa. Luego nos ve de frente, como si nos retara con algún cuestionamiento nuestro. No dejamos de verlo frente a frente, a los ojos. ¡No se inmuta!

No sabemos, si la terca costumbre de tomar las cosas que no son suyas son tan familiares que, quizá nos intenta decir: qué andas de fijón, me vas a acusar, me vas a quitar las servilletas… así soy y qué. Enfrenta visualmente a quien le observa y nos persigue con la vista. Les compartimos porque son conductas detectables, porque en sí se trata de unhurtoLa rae, el diccionario de la Real Academia Española en su primera acepción la define así, al verbo transitivo: 1. tr. Tomar o retener bienes ajenos contra la voluntad de su dueño, sin intimidación en las personas ni fuerza en las cosas.

Pero esta conducta también la hemos visto en los accidentes carreteros, con los camiones de transporte de aparatos eléctricos, de frutas y verduras, de cervecerías y muchos otros productos en los cuales los conductores de otros vehículos, en vez de contribuir con el chofer accidentado le hurtan los productos de su transportación, convirtiendo la tragedia en otra, pero con características de rapiña. Mide estos accidentes también la ignorancia de los buitres humanos; pues, recientemente un camión tortón, de esos de más de 10 toneladas, en su huida -supuestamente-, para evitar el asalto de la delincuencia en las carreteras voltea y nadie le roba los libros. Cosa curiosa y destacada en varios medios informativos, porque el camión traslada libros y allí no hubo rapiña de pobladores ni de las policías. Ni curiosos se asomaban… ¿por qué será esta conducta tan contradictoria? ¡la ignorancia!

Recién, hace unos días, aquí en Chetumal, menos de una semana, otro comensal sufrió al sorprender a una rata de dos patas, dentro de su domicilio. Al final escapó sin llevarse algo, pero es el reflejo de esa conducta y de la inmunidad que gozan estos rateros, ante la inútil presencia y/o complicidad de la gobernanza municipal y estatal. Aunque pudiera abarcar otras jerarquías policiales. La total indefensión priva para los ciudadanos. ¿De quién el relajo?

Claro que en esa conducta en la cual asoma como principal la indiferencia, también va acompañada de una falta de respeto, le agregamos una ignorancia auto-inducida, y por último el potencial relajoMás de 120 personas han muerto tras la explosión en una toma clandestina de un ducto de Pemex que pasa por Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo, en el centro del país, aquel imborrable viernes 18 de enero. Parteaguas del clásico robo de combustible en nuestro país, no solamente con el clandestinaje urbano sino al igual se realizaba entre los funcionarios de Pemex. Burocracia disfrazada de rateros o huachicoleros, sin importar jerarquía. Este lamentable suceso, esta otra tragedia, también refleja esa misma conducta, la de tomar lo que no es tuyo. La de ir por lo algo que sea lucrativo pero que no signifique algún esfuerzo. ¡Qué feo abusar de las acciones ilícitas con la mecánica del mínimo esfuerzo! CapellaIbarraJUEGO2018

ViboritaOtra mentirita del engaña bobos Jesús Alberto Capella Ibarra, quien anunciaba la supuesta disminución de las cifras de ejecutados en Quintana Roo, para colmo algunos crédulos repetían el embuste. Con la información oficial y comparando los meses de enero en los últimos tres años nos encontramos que en 2017 la cifra de ejecutados fue de 15 entre ellos una mujer. Para 2018 la cifra alcanzó 46 ejecutados y 6 mujeres, este mes de enero de 2019 la cifra fue de 58 ejecuciones con 4 mujeres. ¡Saque usted sus propias conclusiones para identificar a quien miente!

PD.- “Ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón”. Nota: Este proverbio es citado en Don Juan Tenoriode José Zorrilla por el personaje de don Luis, cuando contaba su experiencia en una partida de bandoleros:

"Juróme al punto la gente

capitán por más valiente;

juréles yo amistad franca;

pero a la noche siguiente

huí y les dejé sin blanca.

Yo me acordé del refrán

de que quien roba al ladrón

ha cien años de perdón,

y me arrojé a tal desmán

mirando a mi salvación."

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus   

www.viborianus.com

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress