logo

Pues no que no habían grupos criminales.

Viborianus

Victoriano Robles Cruz

Pues no que no habían grupos criminales. CAPELLA-CJ2019

En esta columnilla intentaremos comprender la expresión del titular del “gobierno del cambio”, pronunciado en defensa del polémico protagonista Alberto Capella, ayer viernes en Cancún, aprovechando el evento de reconocimiento a los elementos de las fuerzas públicas de la ciudad. “Grupos criminales quieren que Capella renuncie”. Esto dijo, así asienta la nota de nuestro portal de referencia marcrixnoticias.com Primero desgranarla para, en este ejercicio, compartir con los lectores nuestras percepciones con un poquito de sentido común.

Desde luego llamó la atención de nosotros, pero al igual de muchos ciudadanos, de varios colegas, de la población; algunos, a los cuales les agradecemos la confianza para enviar sus comentarios y participar en esta interactividad de ideas. Comencemos con la primera, una contradicción: ya el titular de la supuesta gobernanza había negado con diferentes declaraciones e informaciones, en sus medios oficiales y franquiciados, que en Quintana Roo, no había presencia de grupos criminales. Claro, nunca lo había aceptado, ¿por qué ahora sí? Ahora, si sabe de su presencia, ¿por qué no ha actuado correctamente?. ¿También es una relación insana?

¿Por qué la implícita aceptación con ese pronunciamiento? ¿Quién le asesora en cuestiones de mercadotecnia, de publicidad, de sugerencia política? ¿Qué misterio encierra esa relación entre Carlos Joaquín y Alberto Capella? Pareciera esa defensa a ultranza tiene otra dimensión. ¿Quiénes se ocultan detrás de esos afectos? Desde diferentes frentes la gobernanza ha negado la existencia de mafias, de grupos criminales en Quintana Roo, el mismo titular de este “gobierno del cambio”, así lo afirmaba. El mínimo sentido común, la simple lógica no le encuentra alguna justificación para el traslado de esa negativa en afirmación. Algo debe existir que los ciudadanos desconocemos.

Salir en defensa de un personaje que hasta ahora no ha ofrecido los resultados esperados pone los pelos de punta. Puesto que con ese rasero, utilizado de referencia, para expresarse así de quienes no ven los efectos es muy peyorativo. Incluye en esa expresión a los ciudadanos quintanarroenses, a la población que sufre los efectos de la delincuencia, de las mafias y de los grupos criminales mencionados por el sublime defensor de Capella. Quienes son muchas de las víctimas, no corresponden a ese catálogo utilizado por Carlos Joaquín para encubrir las deficiencias de Capella. Ahora sucede que, quienes observamos la inutilidad y las torpezas de un personaje público podemos ser catalogados como criminales por la simple no coincidencia, por el desacuerdo, por coincidir con el sentido común.

Triste época la nuestra, puesto que la observación de esta expresión del inquilino del palacio de gobierno en Quintana Roo, ha sido para humillar a los diferentes. Un chasquido de intolerancia para quienes no vemos resultados, para quienes seguimos viendo los charcos de sangre en la calles de Cancún y Solidaridad, por mencionar las regiones de mayor impacto homicida. Porque la delincuencia sigue lesionando a los quintanarroenses de fea manera, pero según esa expresión hay quien si cree en él y ofende a quienes no. Como si su permanencia no estuviera alguna relación con sus resultados.

Además, no olvidemos que otro gobernante, el de Morelos, ya lo ha acusado de mentir y ocultar recursos dirigidos para las capacitaciones del personal policial de aquella entidad. ¿Será contra aquel personaje morelense contra quien dirigió esas sonatas insultante y provocadora? Por el lado serio, él de la verdadera delincuencia podríamos preguntar: ¿Qué nos espera, cuáles serán las reacciones de esos grupos criminales señalados en la defensa de los cariñitos a Capella? Una expresión de aquel filosofo grecolatino Epicteto de Frigia (55-135) no decía: “Cuando hayas de sentenciar procura olvidar a los litigantes y acordarte sólo de la causa”.

Clarín, otros colegas coinciden en la simpleza de esta expresión, nos argumentan benévolamente que pudo haber sido motivada por la desesperación. Esa impotencia de no poder ofrecer resultados tangibles para los ciudadanos y la opresión de la población es notoria y avasallante. Al igual coinciden que esa pérdida de paciencia o de tranquilidad de ánimo, causada generalmente por la consideración de un mal irreparable o por la impotencia de lograr éxito. Puede ser posible, creíble, hasta entendible, pero en un titular de la gobernanza resulta inoportuna, infantil e ingenua. ¿La estará dando la razón a Cuauhtémoc Blanco? El mensaje implícito de esa expresión da para más. ¡Ahora nos confirma lo que había negado!

ViboritaNuestras condolencias para la familia May Cocom por el sensible fallecimiento de la maestra Gloria María Cocom Pech, esta mañana en la ciudad de Chetumal. Sus amigos y familiares la despiden en la funeraria Jardines del Recuerdo. Nuestras oraciones para un descanso digno.

PD.- “La desesperación infunde valor al cobarde”. Thomas Fuller (1610-1661) Clérigo y escritor británico.

PD.- “Una situación se convierte en desesperada cuando empiezas a pensar que es desesperada”. Willy Brandt (1913-1992) Político alemán.

www.facebook.com/viborianuscolumna

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@viborianus   

www.viborianus.com

Imprimir Correo electrónico

Todos los derechos reservados a Viborianus. 2011
El logotipo y el nombre Viborianus son marcas registradas
Viborianus.com

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress